Homónimos y homófonos

Existen algunas palabras parecidas fonéticamente, pero con significados completamente distintos.
Algunas de ellas, los homófonos como revelar y rebelar y los homónimos que se escriben igual pero con significado distinto.
Revelar con v, indica descubrir algo, hacer visible algo que estaba oculto, como es el caso de una fotografía o revelar un secreto, dado que su etimología proviene del latín revelare o quitar el velo.

Cuando lo interrogaron, no tardó en revelar todo.

El fotógrafo reveló las fotografías en 5 minutos.

Rebelar con b, proviene de rebelión y por tanto damos su significado a una falta de obediencia o una sublevación.

El pueblo se rebeló contra el estado.

Revelar y rebelar son homófonos.
Relevar, que significa cambiar algo que realiza la misma función de lo cambiado, como

El soldado fue relevado de su puesto

pero relevar de relieve, resalta como un relieve ciertos aspectos,

Es de relevar la buena acción de la Policía.

Relevar tiene varios significados con la misma palabra, por lo que son palabras homónimas.

(Relebar con b, no existe).

Anuncios

Per se

Expresión latina que significa ‘por sí mismo’ o ‘en sí mismo’. Se escribe separado per se y no per sé, perse o persé.

Si  no queremos abusar de los latinismos, podemos usar otras expresiones como por sí, de por sí, en sí mismo, por su naturaleza…, que pueden funcionar como alternativas válidas.

Esa película per se da pánico.

La democracia per se no da derecho a incumplir la ley.

 

Nepotismo

Esta palabra no es muy usada en nuestro vocabulario, pero a veces muy utilizada en la vida cotidiana y su significado entraña el uso de trato de favor a familiares o amigos para asignarle un empleo o cargo público simplemente por ser lo que es, sin tener en cuenta las capacidades y características personales para obstentar el puesto.

La etimología de nepotismo procede del italiano nepóte o nipóte que era el pariente protegido del papa, procedía del latín, nepote que significa sobrino o nieto. Como en la Curia romana esta era una práctica habitual hasta su abolición a finales del XVII, esta mala práctica , quedó nombrada con el sustantivo nepotismo para dar preferencia a los parientes y amigos en los empleos y cargos de los gobernantes.