Pronombres reflexivos

Estos son me, te, se, nos, os y se.
Son pronombres personales que complementan a los verbos pronominales, deben estar en concordancia con la persona y número y hacen referencia al sujeto indicando que la acción recae sobre este.
Cuando los usamos podemos añadir el pronombre reflexivo delante o detrás unido al verbo.
Si usamos formas simples o compuestas, debemos anteponerlo, si utilizamos el infinitivo o gerundio podemos incluirlo delante o detrás pero nunca ambos porque redundaría y con el imperativo, siempre detrás.
Anteponiendo el pronombre, me casé, me gusta jugar, se vestía dentro de la habitación, nos habíamos peinado bien, te tienes que duchar o tienes que ducharte. Nunca te tienes que ducharte o me acabo de acabarme; en esta última frase, pueden usarse otros verbos sinónimos como me acabo de terminar
Para el imperativo, siempre detrás péinate, lávate y arréglate, casaos por la Iglesia o cásate por la Iglesia y nunca casaros, sentaos por favor y nunca sentaros. Si usamos el imperativo formalmente, este se construye con la tercera persona, cásense por la Iglesia, siéntense por favor.

 

Anuncios

El imperativo y los pronombres

El imperativo se usa para ordenar, dar instrucciones o deseos pero muchas veces usamos este acompañado de pronombres.

Un caso puede ser usando pronombres reflexivos, lávate, péinate. Otro caso puede hacerse con un pronombre objeto directo, por ejemplo si decimos toma el coche, podemos sustituirlo por tómalo. Si usamos un objeto indirecto como por ejemplo habla con Juan por háblale  o perdónales. Otra opción es el uso de reflexivo con un objeto directo como Lávate el pelo por lávatelo, cómpratelo; por último el uso de un objeto indirecto y un objeto directo, cómetelo o véndeselo. El uso incorrecto de esta regla, producen el leísmo dámele, cambiando el objeto directo por le.

Otra formación con pronombre es con -os, en la cual cambiamos la -d por os, de modo que comprad formaría compraos, marchad por marchaos. En este caso es muy normal usar incorrectamente el uso del imperativo usando en vez del imperativo, el infinitivo, por tanto dejando la -r de este último; compraros, marcharos. Aquí existe una excepción y es para el verbo ir, donde se mantiene la d formando idos que es la forma correcta. Coloquialmente y muy extendido, se dice iros ios, pero estas formas son incorrectas. Para esta opción como no suena muy bien, la RAE propone usar por ejemplo marchaos.

Si usamos el imperativo con el subjuntivo en la primera persona del plural, por ejemplo coloquemos o pongamos, podemos añadir el pronombre -nos sustituyendo la última -s por este, coloquémonos, pongámonos atendiendo que al incluir los pronombres cambia la acentuación, pero nunca coloquémosnos o pongámosnos.

Si la forma es negativa, primero negamos, luego el pronombre y por último el imperativo. No os lo pongáis, no te lo comas.

Nota posterior a su publicación: El día 11 de Julio de 2017 la Real Academia de la Lengua acepta como válido decir iros en vez de la forma correcta idos para el imperativo del verbo ir pero… sin hacerlo extensivo a otros verbos.